Schönborn en desacuerdo con la declaración de la CDF sobre mujeres sacerdotes

Card. Christoph Schönborn-Wiesentheid, O.P., Arzobispo de Viena

Card. Ladaria Ferrer, SJ, Prefecto de la Congregación para la Defensa de la Fe

Iglesia Viva acaba de publicar un número sobre mujeres y diaconado. La reinstauración del diaconado femenino puede ser una oportunidad para abrir la puerta que impide a las mujeres acceder a los ministerios. Pero si es para dejarlas como sacristanas subordinadas… La polémica ha surgido entre dos importantes cardenales muy vinculados al papa Francisco. Iglesia Viva se hace eco, poniendo el debate en relación con el último número. AD.

por Christa Pongratz-Lippitt y Christopher Lamb, en The Tablet 01 de junio de 2018 |

Después de que el Prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe (CDF), Luis Ladaria Ferrer SJ, reafirmara esta semana la imposibilidad de ordenar a las mujeres en la Iglesia Católica, ha quedado claro que las declaraciones del cardenal electo Ladaria van en contra de una posición recientemente enunciada por el Cardenal Christoph Schönborn.

En un artículo publicado en L’Osservatore Romano el 30 de mayo, el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe declaró que expresar dudas sobre la imposibilidad de ordenar a las mujeres al sacerdocio “crea una seria confusión entre los fieles”.

Su artículo se titulaba “El carácter definitivo de la doctrina de Ordinatio sacerdotalis, refiriéndose a la carta apostólica de 1994 del Papa Juan Pablo II que delineó el razonamiento detrás de la prohibición de la ordenación sacerdotal de las mujeres.

El arzobispo Ladaria dijo que decidió escribir “en respuesta a la duda” sobre las enseñanzas del Papa San Juan Pablo II. “Es motivo de gran preocupación ver la aparición en algunos países de voces que cuestionan la definición de esta doctrina”, escribió.

“Para sostener que no es definitivo, se argumenta que no fue definida como ‘ex cathedra’ y que, por tanto, una decisión posterior de un futuro Papa o Concilio podría revocarla”, afirmó. “Sembrar estas dudas crea una seria confusión entre los fieles, no solo sobre el sacramento de las órdenes como parte de la constitución divina de la Iglesia, sino también sobre la capacidad del magisterio ordinario para enseñar la doctrina católica de manera infalible”.

Entrevistado sobre el tema en su entrevista de Pascua para el Salzburger Nachrichten del 1 de abril de 2018, el arzobispo de Viena, Cardenal Schönborn, se refirió específicamente a la posibilidad de cambio a través de un Concilio. Dijo que la cuestión de la ordenación de las mujeres era una cuestión que “ciertamente solo puede aclararse en un Concilio [Ecuménico]. No puede ser resuelto sólo por un Papa. Es una pregunta demasiado importante para que pueda ser resuelta desde el escritorio de un Papa “.

Cuando se le preguntó si solo estaba hablando de la ordenación de mujeres al sacerdocio, dijo que se refería a la ordenación al diaconado, el sacerdocio y el episcopado. Luego se le preguntó si era posible para el Papa Francisco solo dar el visto bueno para un diaconado de mujeres:

“No lo consideraría algo bueno”, respondió el cardenal Schönborn. “La Iglesia es una comunidad. Las decisiones importantes deben tomarse en colaboración”.

Cuando se le preguntó si estaba a favor de un Concilio para que se pudieran debatir estas cuestiones, el cardenal respondió: “Quiero que continuemos de manera sinodal, una forma que el Papa Francisco está promocionando enérgicamente. Estoy a favor de un Concilio cada vez que proceda. El Papa Juan XXIII reconoció el momento correcto para un Concilio cuando nadie más esperaba uno. Confío en el Espíritu Santo “.

Sin embargo, el cardenal electo Ladaria dice que la creencia de la Iglesia en un sacerdocio exclusivamente masculino es una enseñanza infalible que debe mantenerse como una parte inmutable y “definitiva” de la fe católica. En la declaración doctrinal más directa hasta ahora contra la ordenación de mujeres bajo el papado de Francisco, el Prefecto de la CDF dice que la masculinidad es “un elemento indispensable” del sacerdocio y la Iglesia está “obligada” por la decisión de Cristo de elegir apóstoles varones.

Señaló que esa enseñanza infalible no es simplemente proclamada por un Concilio o un Papa que habla “ex cathedra”, sino que también es proclamada por obispos de todo el mundo que, en comunión con el Papa, proponen una doctrina que debe “celebrarse definitivamente”. Reveló que el Papa San Juan Pablo II había consultado con los presidentes de las conferencias episcopales antes de publicar Ordinatio Sacerdotalis, y que todos declararon su apoyo y obediencia a la enseñanza.

El Papa polaco, explicó Ladaria, no deseaba “trabajar solo” sino que buscaba asegurarse de estar escuchando una “tradición ininterrumpida y vivida”. En 2015, Francisco dijo que después de “largas y largas discusiones”, Juan Pablo II publicó su decisión sobre la ordenación de las mujeres.

“No declaró un nuevo dogma, pero con la autoridad que se le confirió como sucesor de Pedro, formalmente confirmó y explicitó -para eliminar cualquier duda- aquello que el magisterio ordinario y universal había considerado como perteneciente al depósito de la fe a lo largo de la historia. La historia de la iglesia “, escribió el prefecto de la CDF.

El cardenal electo, de 74 años, enfatizó que la negativa a ordenar mujeres no significa una “subordinación, sino un enriquecimiento mutuo” de hombres y mujeres, mientras que el papel exaltado de María muestra la importancia de los aspectos femenino y masculino de la Iglesia.

Esto es aún más importante en una cultura contemporánea, que el Arzobispo Ladaria dice que “lucha por comprender el significado y la bondad de la diferencia entre el hombre y la mujer”, y lo que deberían ser funciones complementarias, aunque distintas.

Por su parte, el Papa Francisco ha intentado dar a las mujeres un mayor papel dentro de la Iglesia y en agosto de 2016 constituyó una comisión que estudia el asunto de las diaconisas.

Esa comisión está dirigida por el cardenal electo Ladaria, y en Roma se especula que su intervención podría ser un refuerzo de la enseñanza sobre el sacerdocio antes de permitir que las mujeres ingresen al diaconado.

En 2009, Benedicto XVI emitió una disposición legal que separa claramente el papel de los diáconos –técnicamente miembros del clero– del sacerdocio ordenado. Según estableció, mientras los diáconos sirven a la Iglesia, son los sacerdotes y obispos los que participan en la “autoridad de Cristo”, siguiendo la enseñanza católica de que el sacerdote actúa en la “persona de Cristo”.

Esa distinción entre el diaconado y el sacerdocio podría abrir la posibilidad de permitir un diaconado que incluya mujeres, pero definitivamente descarta el sacerdocio.

El arzobispo Ladaria escribió: “Cristo quiso otorgar este sacramento a los 12 apóstoles, todos hombres, quienes, a su vez, lo comunicaron a otros hombres. La iglesia siempre se ha visto vinculada a esta decisión del Señor, que excluye que el sacerdocio ministerial se pueda conferir válidamente a las mujeres “.

Fue Pablo VI, en una carta de 1975 al entonces arzobispo de Canterbury, Donald Coggan, quien emitió el primer pronunciamiento papal moderno contra la ordenación de mujeres, diciendo que “no era admisible ordenar mujeres al sacerdocio por razones muy fundamentales”. El arzobispo Coggan le había escrito a Pablo VI para explicar el creciente consenso en la Comunión Anglicana a favor de la ordenación de las mujeres. La Comunión Anglicana ahora tiene mujeres que sirven en los niveles más altos de la jerarquía eclesiástica.

El grupo radical de oposición We Are Church International (WACI) rechazó esta semana la afirmación del Arzobispo Ladaria de que la prohibición de ordenar mujeres al sacerdocio católico tiene un “carácter definitivo” y “es una verdad que pertenece al depósito de la fe”.

El arzobispo Ladaria será nombrado cardenal por el Papa Francisco el 28 de junio.

 

 

Dejar un comentario