Muere Lluís Duch, monje, pensador y antropólogo

Muere Lluís Duch, monje, pensador y antropólogo

Dios y la carta de Einstein

Dios y la carta de Einstein

Jesús Martínez Gordo, colaborador de Iglesia Viva desde hace tiempo, ya se preocupó de las críticas cientificistas a la fe cristiana. Pueden consultarse aquí sus artículos. Más en concreto en el número 194 (1998) se ocupó de Antony Flew, cuando aún no se había producido su famosa conversión hacia el teismo de la que habla en este artículo a partir de la subasta de una carta de Einstein. IV

La subasta de una carta de Albert Einstein de 1954 por la casa Christie’s (Nueva York) el próximo mes de diciembre en la que se puede leer que “la palabra de Dios no es para mí sino la expresión y el producto de la debilidad humana” ha sido presentada por algunos medios como una irrefutable prueba de que renegaba de la existencia de Dios.

El Sínodo, un bello ejercicio de sinodalidad… ¿y qué más?

El Sínodo, un bello ejercicio de sinodalidad... ¿y qué más?

José Manuel Vidal, es el director de Religión Digital. Sigue día a día el pulso de la Iglesia y ayer, día 5 de noviembre de 2018, publicó un balance de la última sesión del Sínodo de los obispos sobre los jóvenes que no tiene desperdicio. Lo traemos a nuestro blog para información y comentarios. IV.   

 

Peticiones de penas

Peticiones de penas

David Jou es físico y poeta barcelonés, catedrático de ‘Física de la materia condensada’ en la Autónoma de Barcelona y autor de muchos libros de poesía y cultura. Nuestro suscriptor y amigo Joan Aurich nos ha hecho llegar este poema suyo escrito ayer. Lo publicamos en catalán, con la versión castellana a continuación, porque creemos que es la mejor manera de introducir la cuestión del próximo juicio a los políticos separatistas catalanes por lo ocurrido hace un año. Juicio que nos va a acompañar muchos de los meses del próximo año. IV. 

PETICIONS DE PENES

Entre reclamar llibertat i futur
o demanar empresonaments injustos,
sé què haig de triar;

En La Almudena no

En La Almudena no

Por Carlos García de Andoin

Una versión más reducida de este artículo se publica hoy en El Correo y otros periódicos de la cadena Vocento.

            Gobierno socialista e Iglesia católica, a estas alturas, son conscientes de que los restos del dictador no pueden acabar en La Almudena. El lugar realza políticamente a Franco, algo temerario, por el revival de la extrema derecha mundial, y, por otra parte, sepulta la reivindicada contribución de la Iglesia a la transición democrática. Reabre, además, la herida entre católicos en el lugar de la comunión, la catedral, sede del obispo. El movimiento de la memoria histórica también presiona ante un pragmatismo que acabe aceptando La Almudena, como supuesto mal menor.